• Entrada a la Fundación Abastos Fundazioa
  • Pasillo de acceso a la Fundación Aabstos Fundazioa
  • Sala de cocina de la Fundación Abastos Fundazioa
  • Aula de cocina de la Fundación Abastos Fundazioa
  • Plaza de la Fundación Abastos Fundazioa
  • Huertos de la Fundación Abastos Fundazioa
  • Puesto del profesor del aula de cocina de la Fundación Abastos Fundazioa

Niños que cocinan para el Comedor Social de los Desamparados y descubren por qué “la comida no se tira”

Unas colonias, organizadas por la Fundación Abastos Fundazioa desde hace tres años, que educan en cocina y valores

Este verano se está llevando a cabo la 3ª edición de las Colonias Gastronómicas Infantiles que organiza Fundación Abastos Fundazioa. Esta iniciativa tiene un fin lúdico para este tiempo de verano, pero sobre todo educativo, y sin descuidar el aspecto solidario.  El blog de Txenti, en la web religiondigital.org se hace eco de ello con un reportaje sobre nuestras Colonias Gastronómicas Solidarias.

Desde las nueve de la mañana hasta las tres de la tarde los y las jóvenes, de entre 8 y 14 años, aficionados a la cocina, aprenden técnicas, recetas y principios que inspiran la buena cocina incluidos el uso y aprovechamiento de los alimentos. De su formación se encargan dos jóvenes cocineros salidos de la escuela de Gamarra y formados también en el prestigioso Basque Culinary Center, Eneko y Xabi que, ayudados de Lorea, monitora titulada, completan el equipo de estas colonias.

Como señala Patricia - coordinadora de Fundación abastos Fundazioa -, estas actividades que acercan el mundo de la cocina a los más jóvenes estaban ya en los objetivos fundacionales, no cabe duda que el tirón de los programas de cocina y sobre todo el Masterchef Junior han calado en las nuevas generaciones y, de rebote, incidido en la demanda de las colonias.

El aspecto educativo se completa con una acción solidaria que es explicada a los niños en la idea de que la comida no se tira, no se desaprovecha. Hay que servirse lo que se va a comer, y comer todo lo que te sirven. Por eso una parte de la cocina de este verano se traslada al Comedor Social de los Desamparados, que se encuentra a escasos 50 metros. Por una parte – explica Patricia – los excedentes de producto que compramos en grandes cantidades y nos sobra, se bajan al comedor de los Desamparados sin elaborar para que sea aprovechado en su cocina. Y se cocina para el comedor social un plato durante la semana que dura la colonia. Y como nos dicen María Dolores, Madre Superiora que regenta el Comedor Social, y las cocineras Esti y Lidia, es importante trasladar a los niños para qué personas están cocinando, y la importancia de no tirar la comida cuando hay gente que no tiene para comer. En definitiva también se trata de hacerles pensar en los demás.

Empiezan a ser muchos los y las jóvenes que repiten de un año tras otro y quienes demandan seguir una semana más. Pero más importante es, si cabe, que los niños y niñas se familiaricen con la cocina en casa. Desde los tres años, apunta Patricia, se pueden familiarizar con las labores de la cocina y con la compra de los productos.

A la organización de estas colonias les consta que en varios casos la experiencia del verano tiene continuidad en los hogares.

Puedes leeer el artículo original en: Niños que cocinan para el Comedor Social de los Desamparados y descubren por qué "la comida no se tira"

Premio Buber Sariak 2016 - Gastronomía y Turismo